Translate

viernes, 22 de febrero de 2013

EL GATO NEGRO


MAESTROS DEL HORROR: EL GATO NEGRO
Masters of Horror: The Black Cat

Stuart Gordon, 2007

A mediados de la década pasada, el argumentista y guionista de cintas de fantasía y horror Mick Garris ideó un concepto para una serie de televisión. El proyecto producido por la casa Anchor Bay, otrora compañía del legendario Roger Corman, consistiría en trece películas para televisión con duración de una hora, dirigidas por los grandes talentos del cine de horror de las pasadas tres décadas. Los episodios, con altísimos valores de producción, fueron dirigidos por artistas del calibre de Dario Argento, John Carpenter, Takashi Miike, Don Coscarelli o John Landis, por mencionar algunos. Así nació la serie Masters Of Horror, cuyo éxito fue tal que se produjo una segunda temporada de trece episodios.
    En nuestro país la primera temporada se transmitió a través del canal de televisión por cable FX y fue comercializada ampliamente en DVD por la distribuidora Zima Entertainment (sólo la primera temporada, por desgracia).

    Uno de los directores convocados para este ambicioso proyecto fue Stuart Gordon, el creador de una de las películas más emblemáticas del cine gore de los 80´s: la adaptación de la novela por entregas de de H.P. Lovecraft Herbert West, reanimador (Re-Animator, 1985). El episodio que Gordon dirigió para la primera temporada, mismo que fue escrito por su guionista de cabecera Dennis Paoli, fue la adaptación de otro cuento de Lovecraft (pues la carrera de Gordon se ha basado casi exclusivamente en eso), Pesadillas en la casa sombrío (Dreams in the Witch House, 2005).
    Para su participación en la segunda temporada, Gordon y Paoli se decidieron por adaptar una de las obras maestras del Diospadre del Gótico Americano, Edgar Allan Poe: El gato negro.
    La adaptación sigue bastante fielmente el argumento del cuento de Poe, en el que un nervioso y desesperado hombre, amante de los animales, por culpa del alcohol se vuelca contra ellos, ensañándose con su gato Plutón, torturándolo hasta asesinarlo. A partir de este punto, la vida de nuestro protagonista se volverá miserable y terrible mientras un suceso infortunado sigue a otro en lo que parece ser la Maldición de Plutón.

    El giro que renueva el cuento original y que hace esta película para televisión tan interesante es que los autores decidieron tomar como protagonista al mismísimo Poe. Así, la historia incorpora muchos elementos reales del periodo del trágico matrimonio del escritor con su prima, Virginia Clemm, y los mezcla con la ficción.
    Puedo decir que de esta película me gustó casi todo. Las actuaciones son formidables y la caracterización de Jeffrey Combs, el actor de cabecera de Gordon, como un Edgar Poe dominado por el alcohol, abatido por el dolor y la melancolía y atormentado por culpas y alucinaciones es simplemente formidable; además de que el parecido físico es más que notable.
    En general las actuaciones de todos los involucrados en este proyecto son más que encomiables, pues van de un realismo sobrio a un expresionismo grotesco, sin que en momento alguno esto se vea fuera de lugar.
    Los vestuarios son más que adecuados y la ambientación logra una atmósfera melancólica, lúgubre y romántica. Según me parece, utilizaron algún filtro especial para que las imágenes se vieran desteñidas y grisáceas, lo que logra transmitir mucho de la esencia del cuento de Poe a la película.  


    Siendo Stuart Gordon uno de los más reconocidos cineastas del gore estadounidense mis expectativas sobre las escenas de horror de esta peli eran bastante elevadas. Y la peli cumplió con ellas cabalmente. Los momentos de horror son en verdad magníficos, conjuntando tomas dinámicas y propositivas con efectos grandilocuentes y escandalosos que rayan en el gore, pero que no llegan a lo cómico. Simplemente son escenas sangrientas muy bien realizadas.
    Hubo un solo elemento de esta cinta que no me gustó en absoluto: El epílogo. Es completamente innecesario y le da al traste a la ficción que se había construido durante los 60 minutos de la película. Supongo que la función del epílogo era la de ser históricamente fieles, pero creo que en realidad eso no importaba y sí me pareció un poco decepcionante, al punto de prácticamente sentirme timado.
    En conclusión, esta película es sin duda una de las mejores adaptaciones a la pantalla de cualquier cuento de Edgar Allan Poe que haya visto, y creo también que es uno de los mejores episodios de la serie Maestros del Horror. Quedarán pendientes para otra ocasión las reseñas de otros episodios de esta adictiva serie que, aunque lleva cerca de cinco años sin producir un episodio nuevo, oficialmente no ha sido cancelada, y aún hay omisiones importantes entre los cineastas a cargo de ella… quiero decir, ni Wes craven ni George Romero han filmado un episodio para Maestros del Horror.
   

1 comentario:

  1. Como siempre, una crítica muy documentada e interesante.
    No la vi, ya me dieron ganas de buscarla

    ResponderEliminar